José Luis de Madariaga

Lleva catorce años sobre el escenario y, en este tiempo, ha participado en más de cincuenta Jose Luis de Madariagacortometrajes, catorce largos, casi cuarenta espectáculos teatrales y veintisiete series de televisión. Dueño de una voz profunda, se ha lanzado también a interpretar una quincena de zarzuelas, entre ellas ‘La Verbena de la Paloma’ o ‘La Revoltosa’.

En televisión lo hemos visto en ‘Amar en tiempos revueltos’ de TVE, en ‘Hospital Central’ y ‘Aída’, de Telecinco, y como secundario en ‘Gran Hotel’ de Antena 3. Y en cine ha trabajado en producciones protagonizadas por Victoria Abril, Lidia Bosch o Silvia Abascal.

Hoy hablamos con José Luis de Madariaga, actor nacido en Madrid, criado en Argentina y residente en Canarias, que forma parte del equipo artístico de LAL.

 

¿Cuándo y cómo descubriste tu vocación por la interpretación?

José Luis de Madariaga: El descubrimiento fue aproximadamente a los 4 años, cuando mi padre, que había escrito una parodia para representar en una fiesta de la empresa en la que trabajaba (lo hizo asiduamente a lo largo de su vida) me invitó a interpretar un pequeño papelito. Lo hice, lo disfruté y le pedí a mi padre hacerlo más veces. Pronto me llevaron a ver una función de teatro y mi reacción fue decirles a mis padres que yo quería volver a “subir ahí”.

 

¿Desde cuándo te dedicas profesionalmente?

JLM: Me casé y fui padre muy joven y me vi abocado a estudiar una carrera con menos riesgos, para asegurar el sustento de mi hogar. Estudié Ciencias Empresariales y trabajé como tal hasta los 56 años. A esa edad, siendo Director General de una empresa, me presenté a un casting para una función de teatro (‘El Mágico Prodigioso de Calderón’) que giraría por la península, con la vana esperanza de no ser seleccionado. Lo fui y tuve que optar por la seguridad de una exitosa carrera profesional o por vivir por fin mi más preciado sueño. Desde el 2000 estoy viviendo mi sueño.

 

¿Qué formación y/o experiencia te gustaría destacar?

JLM: Hice diferentes cursos de interpretación en la Escuela de Arte Dramático de Buenos Aires (donde viví desde los 4 a los 38 años), fui integrante de varios grupos teatrales alternativos pero, sobre todo, fui espectador de cientos de obras teatrales y cinéfilo empedernido.

En España hice cursos de interpretación con directores de cine como Guillermo Fesser o Roberto Santiago, con directores de casting como Rosa Estévez, Carmen Utrilla, Andrés Cuenca, Amado Cruz o Paloma Catalán.

Con respecto a la experiencia, en los últimos 14 años he participado en 14 largometrajes, 55 cortometrajes, 39 espectáculos teatrales, 15 zarzuelas y 27 series de televisión.

 

¿Cómo llegaste a LAL?

JLM: Me llamó Raquel de Jorge Tremps, a la que había conocido como responsable de producción en el rodaje del largometraje ‘30 Monedas’, proponiéndome una conversación telefónica con Alicia Díaz que sería la directora de LAL. Pocos días después, me llamó Alicia. Una corta conversación con ella fue suficiente para sentir un especial interés por el proyecto. Así de convincente es esta sensible mujer.

 

¿Cómo valoras la posibilidad de participar en este documental?

JLM: En realidad, más de una vez he valorado la posibilidad de NO haber participado en este documental. Y siempre me he dicho: ¡qué experiencia fascinante me hubiera perdido! Nunca había trabajado en un proyecto de estas características, tan atípicas como emocionantes. Ni creo que vuelva a repetirse este regalo que Alicia me concedió.

 

Madariaga_2¿Cuál fue tu experiencia durante los días de rodaje?

JLM: ¡Qué difícil describir las experiencias vividas! Sólo puedo decir que volvería a vivirlas cuantas veces se me presentara la ocasión.

Yo destacaría que este rodaje me mostró, de una manera más evidente que nunca, que jamás se deja de aprender de los demás (incluso siendo más jóvenes que yo, como lo eran todas y todos los compañeros en esta aventura).

Alicia supo formar un equipo en total consonancia con su exquisita sensibilidad y ello se tradujo en un grupo que trabajó en armonía. Me atrevo a decir que todos aprendimos mucho de los demás y todos enseñamos algo a los demás.

 

¿Qué papel interpretas?

JLM: Bueno, son diferentes y muy peculiares los roles que he asumido en este bello trabajo. Lo mismo soy una especie de reencarnación de un Inca o de un indio sioux, que una reinterpretación de mi mismo. Pero cualquiera sea el personaje, el denominador común, es la exteriorización del alma de cada uno de ellos.

 

Próximos proyectos… 

JLM: Cinematográficos: un largometraje a rodarse en inglés, titulado ‘Muerte Súbita’ y que dirigirá Domingo Doreste, un largometraje titulado ‘Ánima’, que dirigirá Cándido Pérez de Armas y dos cortometrajes.

Teatrales: continuar de gira con ‘Aeroplanos’ de Carlos Gorostiza, que protagonizo junto a Juancho Aguiar y puesta en pie de ‘El Desahucio’, escrita por mi hijo Rodrigo, que protagonizaré yo y que dirigirán los integrantes de Profetas de Mueble Bar. Participaré también en la zarzuela ‘La del Manojo de Rosas’.

 

¿Cómo resumirías, en tres palabras, tu experiencia en este documental?

JLM: Sensibilidad, magia, fortaleza.

Anuncios