Herbie Cans, ilustradora

Nos invade una enorme expectación. ¿Qué nos va a contar una chica treintañera, artista, cuyo alter ego es un oso que lleva por bandera un nombre de guerra en homenaje a un coche retro, y con “un gen japonés”?

Herbie Cans es todo un personaje. Animadora, ilustradora, diseñadora, concept artist y profesora en la Universidad. Trabajadora, versátil, inteligente. Amante de Asia, ha pasado temporadas en Corea y Japón, “a la aventura”, para aprender y vivir experiencias. Su leitmotiv es hacer lo que le gusta y el “trabajo duro”, valiosa herencia de sus padres.

 

LAL: Herbie, cuéntanos lo de tu nombre artístico, por favor

Herbie Cans: (Sonríe con picardía) Viene de una peli de los años 70 sobre un coche; un objeto inanimado con vida propia. Con Cans fui menos original…Cans de Canarias. Sólo me llaman por mi nombre real (que no desvela), mi familia y amigos de la infancia. Desde hace 15 años sólo utilizo este pseudónimo.

Herbie Cans

 

 

LAL: ¿Y tu alter ego?

HC: Ah, ¿qué soy un oso? (inquiere con total inocencia). Pues sí. Un día diseñando personajes me dije “Ay, este soy yo”. Era un oso. Me pega porque soy muy cariñosa, pero puedo darte un zarpazo y matarte…

 

LAL: ¿De dónde viene tu devoción por Asia?

HC: Soy una amante de Asia. Japón me apasiona. He ido varias veces sola, tú ante el mundo, para formarme y aprender japonés. Soy muy envalentonada, una cabra loca. Mi plan vital sería trabajar en un estudio de animación japonés. Tengo un gen japonés por ahí. Me gustaría trabajar en el estudio IG, ¡lo venero!

 

LAL: De tú profesión, ¿qué es lo que más te apasiona?

HC: El concept artist es para mí el caramelo. Es la parte en la que se definen los personajes, su entorno y su mundo. Es el desarrollo gráfico de la idea previa a un proyecto audiovisual. Una ilusión renovada con mi profesión es que estoy aprendiendo 3D. Aquí en la isla no se aprende, por eso creé YesLand Studio, que tiene una parte formativa. Pero la gente viene muy verde, con actitud nula. Menos mal que a la Universidad vienen mejor.

 

LAL: De ti han dicho que tu talento e inquietante creatividad son los ingredientes mágicos que aportan valor y éxito. ¿Lo has conseguido?

Tengo que llegar al tope de mi capacidad. Todavía no ha llegado mi momento.

El éxito es una mezcla de esfuerzo, tiempo, tenacidad… El español quiere hacer lo menos posible y que venga todo dado. No hemos salido del Lazarillo de Tormes todavía. Y al que destaca, se le penaliza.

 

LAL: Tu colaboración con LAL fue también fruto de la casualidad…

HC: YesLand, mi estudio, está cerca de la casa de Alicia. Un día lo vio y se interesó. Me propuso un proyecto que al final no salió, pero se quedó con mi cara. Más tarde me habló de LAL, que tenía conexión con el anterior. Alicia es muy espiritual, muy interesante; queriendo inspirar. LAL es una digievolución de relatos que siempre ha querido contar. Así que me llamó para ilustrar un cartel del documental y otras partes del proyecto.

 

LAL: Un cartel precioso, muy evocador e impactante…

HC: Sí, ¡gracias! Busqué el concepto de la pureza, un mensaje que hay que dar… Que todos somos uno, en círculo, como el planeta, en el mismo barco. Cada uno con su instrumento, con un sonido conjunto que sube en espiral, unido en el logo de LAL-que es armonía en capicúa. Para mí ha sido la oportunidad de hacer personajes humanos, no cartoons expresivos, pero manteniendo mi toque mágico.

Herbie Cans

LAL: ¿Cómo te ves dentro de 10 años?

HC: Deseo seguir siendo feliz, haciendo lo que me gusta a un nivel más alto que ahora y aprendiendo. El día que no aprenda, me moriré por dentro.

 

LAL: ¿Piensas hacerte mayor algún día?

HC: (Reflexiona) Nooo. Recomiendo a la gente que no crezca nunca.

Entrevista y fotos: Isabel Zamora

Anuncios