Gabriel Gómez, director de producción

Gabriel Gómez Castaños es el tercer pilar de Inairi Films, la productora que arropa este proyecto, y el más estrecho colaborador de Alicia Díaz, directora y productora ejecutiva.

De origen peruano, pero afincado en España desde hace once años, Gabriel es el director de Gabriel portadaproducción de LAL, y como buen productor combina un perfil directivo, financiero y audiovisual.

 

Hola Gabriel. Para conocerte un poco mejor, cuéntanos cómo te interesaste por el mundo del cine. ¿Cómo llegas a ser productor?

Gabriel Gómez: Empecé en el mundo del cine en Madrid hace 5 años, trabajando en los mercados industriales de cine en España, produciendo foros de coproducción. Tuve contacto con una gran variedad de proyectos en fase de desarrollo y, a su vez, llegué a conocer a muchos profesionales del medio. Aparte, fuera del trabajo diario, compartía piso con amigos peruanos que, por casualidad, también eran profesionales del medio audiovisual. De manera que el mundo del cine estaba muy presente, ya sea en jornada laboral o en casa, colaborando en cortometrajes, como asistente de cámara, fotografía, actuación, producción… fue una gran etapa de mi vida. No siempre tiene uno la suerte de convivir con artistas, sobre todo amigos.

 

¿Cómo llegas a este proyecto?

GG: Llevo trabajando con Alicia desde el año 2012, cuando empezamos a crear los pinitos de LAL, junto a un colectivo de artistas. Con el tiempo, después de tanto documentarnos aquí y viajar a Perú, juntamos las piezas necesarias para poder construir lo que queríamos.

 

¿Cuál es tu rol en esta producción?

GG: Mi rol es la dirección de producción, tener todo organizado y bien atado en coordinación con el equipo de producción para que el plan de rodaje salga lo mejor posible.

 

Háblanos de las tareas previas, de la preproducción.

GG: Durante la preproducción se realizó un estudio de campo, abarcando la zona norte de la isla de Gran Canaria, y previamente un viaje muy lejos, a la cultura peruana. Hubo mucho trámite legal, administrativo y logística, a su vez planificación: de localizaciones, permisos, servicios, fechas programadas, muchos detalles. Es como un puzle donde empiezas a armar todas tus piezas, una a una, hasta que todo esté unido.

 

Y durante el rodaje, ¿de qué te encargas? 

GG: Me encargo de que el plan de rodaje se cumpla como está previsto, marcando los tiempos y si hubiese cualquier imprevisto, de resolverlo al instante. Cualquier retraso trae consecuencias y eso en cine se traduce en dinero.

 

También te encargas de la foto fija en el rodaje, con otros compañeros… Háblanos de la importancia de documentar gráficamente el proceso.

Gabriel 2

 

GG: Sí, la documentación gráfica del rodaje es de especial importancia, ya que cuenta una historia detrás de las cámaras de todo el equipo humano que participa, capturando esos pequeños detalles que, durante el proceso de rodaje, no ve nadie más que el fotógrafo. Toda esta documentación nos sirve para dar a conocer al equipo técnico y artístico, así como también la esencia o alma del proyecto.

 

¿Cuál ha sido el mayor reto al que te has enfrentado en esta producción?

GG: Para mí el más destacado ha sido haber producido con un elenco artístico y técnico de más de 30 personas. Tuve que correr mucho en muy poco tiempo, pero al final todo salió bien.

 

¿Tu origen peruano crees que ha marcado, de algún modo, la elección de algunos actores como Mercy Bustos o de algunos técnicos como Hugo Carmona?

GG: Sí, claro, la relación que tengo con Mercy Bustos y Hugo Carmona es de amistad y también profesional, ya que con Hugo he trabajado anteriormente y con Mercy he compartido piso en Madrid, de manera que eran perfectos para participar en el proyecto. No sólo por ser peruanos -que era un plus- sino más bien porque sus perfiles y trayectoria profesional encajaban como anillo al dedo en nuestro proyecto.

 

Los actores nos han contado que se han sentido como una tribu. ¿Crees que ese sentimiento se ha extendido al resto del equipo?

GG: Sí, durante los días de rodaje se formó como una gran familia entre los actores y el equipo técnico, tuvimos suerte que todos los participantes hayan conectado, creando un buen ambiente de trabajo y apoyándose los unos a los otros, y de igual manera con el equipo técnico. Creo que el elenco artístico nos hizo sentir parte de esa tribu.

Anuncios