Cris López Noda, operadora de cámara

¡Hola, Cris!

Nos apetece mucho saber de tí, pues has sido ‘ese ojo que ve y que luego cuenta’…

 Dinos, ¿cómo decidiste ser operadora de cámara?

Cris López Noda: Pues la verdad es que no fue una decisión real. Más bien fue un “dejarme llevar”. Estudié Fotografía Química y, poco a poco, me fui dando cuenta de que “arrastraba” a la cámara, como si fuera siguiendo a las cosas que fotografiaba… Me faltaba poder capturar la poesía del movimiento, el mecer de las copas de los árboles por el viento o las manos de mi abuela mientras tejía…

 

La imagen y la historia que hay detrás de ellas te cautivó…Y ¿cómo te formaste para ello? ¿Cuál ha sido tu inspiración? 

CLN: Bueno, mis estudios han ido viniendo después. Yo me licencié en Pedagogía y me doctoré en Educación Social. Mientras trabajaba en Servicios Sociales del Ayuntamiento de esta ciudad, decidí apuntarme a un curso de Fotografía Analógica para evadirme de tanto dolor que veía.

A los pocos meses de empezar con este curso apareció otro de Cine Digital. No sabía ni lo que era. Intenté matricularme, pero había que mandar currículum y no me aceptaron. Sin embargo, tenía una amiga dentro de la organización de producción del curso, y cuando necesitaron a alguien que ayudara al profesor durante las sesiones formativas, me recomendó. Así que al final entré.

Al profe le gustó cómo trabajé con él, y a las pocas semanas me llamó para participar en un anuncio de Dorada “Sin”, y me dijo:  “No te pagaré, pero te enseñaré lo que sé”.

Por tanto, podría decir que mi formación en este mundillo ha sido totalmente gremial. Después, poco a poco, me fui formando en aspectos más específicos que llamaban mi atención como la gestión del color, la iluminación, el cine digital, el guión, etc.

 

¿Qué recuerdo guardas de tus comienzos?

CLN: Sobre todo, recuerdo pasármelo bien. Como ya dije, yo venía de Servicios Sociales, y en aquel entonces, algo como quedarme de repente sin baterías me parecía un problema nimio.

Gracias a ello pude disfrutarlo plenamente.Cris Lopez Noda Y pasó el tiempo.

¿Cuánto años llevas ya como operadora?

CLN: Pues “a lo bobo”…llevo ya casi 10 años.

A lo largo de tu experiencia, ¿qué proyectos han hecho más mella en ti como profesional?

CLN: Supongo que todo lo que he hecho con David Pantaleón. Me explico. Las pelis en las que he participado han sido maravillosas, y de todas ellas guardo buenos recuerdos. Todas y cada una de ellas me han enseñado algo.

La publi, en cambio, me recuerda que no es a eso a lo que me quiero dedicar (no puedo permitirme pensar que dejé Servicios Sociales para “vender cosas”, moralmente no me lo permitiría…aunque hay que comer y siempre he encontrado compañeros estupendos de los que aprender)

Pero nombro a Pantaleón porque en él vi por primera vez la “víscera” de la creación. La necesidad de contar, de sentir, de vivir dejándose llevar por la intuición creativa. Además, él ha sido el primero en creer en mi fotografía como DOP, y en crear un vínculo y una sinergia que me hacen crecer como profesional, pero sobre todo como persona.

Por otro lado, no puedo dejar de mencionar a Cayetana H. Cuyás, que me ha impulsado a contar mis propias historias, que me ha ayudado a creer en mi voz y mi ojo. Sería muy injusto por mi parte no hablar de “Not the end” o “Silver Sands Motel”, cortometrajes que hemos co-dirigido y de los que me siento muy orgullosa.

 

A nivel personal, entonces… ¿cómo influye tu profesión en tu vida?

CLN: Es imposible separar mi profesión de mi vida. Mi actividad define todos y cada uno de mis días. Mi mejores amigos y mi pareja son del mundillo. Este ritmo agónico con el que trabajas intensamente días, semanas…y después esos parones…No me imagino vivir de otra manera.

Me encantan las posibilidades que mi profesión me da. Las personas que conozco, cómo se engranan los equipos que se crean para proyectos únicos, los lugares que visito…

Es una pasada. Soy muy feliz haciendo lo que hago.

 

Cuéntanos, ¿cómo y quién te puso en contacto con nuestro proyecto LAL?

CLN: Pues por suerte, “alguien” me recomendó. Alicia me escribió y me contó por encima. Nos costó bastante poder organizar un encuentro debido a mi agenda loca. Por suerte, ella es una mujer muy compresiva en ese aspecto, y aunque podría haber pasado de mí y buscar a otra operadora me esperó, cosa que siempre le agradeceré. Una vez la conocí, y sus ojos se clavaron en mi mirada, supe que la seguiría al fin del mundo.

Cris Lopez Noda

(Sonreímos…)

Y tú, ¿qué crees que has aportado al proyecto?

CLN: Siempre me es bastante difícil hablar de mí en aspectos como éste. Puedo enumerar las cosas que me gustaría haber aportado. Espero haber sido compañera, no sólo con el gran “dire de foto”-Hugo Carmona-sino con cada una de las personas de la familia LAL.

También me gusta pensar que he podido aportar mi “ojo” en los encuadres, en lo que para mí era más destacable. Y que he ofrecido la energía suficiente para dar más fuerza a las situaciones a las que nos enfrentamos.

 

¿Qué te sedujo de la experiencia, qué te llevas a casa?

CLN: Me llevo vida. LAL es un documental diferente. No habla de cosas explícitas y tangibles, habla de memoria histórica, pero no de la memoria de un pueblo, sino de la memoria de la humanidad. Me movió por dentro de una manera inexplicable. Me sentí pequeña y enorme a la vez. A veces, mientras rodábamos, lloraba sin parar. De repente, no veía la pantalla de mi cámara porque mis ojos eran agua. LAL ha sido y será un viaje de crecimiento, no me cabe duda.

Mucha complicidad y profundidad a la vez.

 

¿Y qué opinas del documental como formato audiovisual en general? ¿Tenías previa experiencia en ello?

CLN: Sí, poseía experiencia previa en este tipo de formato. El documental es uno de los géneros que más necesarios me parecen, y siempre que puedo participo en ellos. Creo en la narrativa que expone este tipo de películas para acercarnos a realidades. La sinceridad de los testimonios (aunque sea algo “’irreal”, subjetivo)  y los distintos registros del lenguaje documental son una herramienta fantástica para exponer ideas, sensaciones y situaciones.

 

¿Cuál es tu próximo proyecto?

CLN: Ahora mismo estoy en la post-producción de un cortometraje que se llama “Melodrama” y que he co-dirigido con Cayetana H. Cuyás. Estamos muy orgullosas y tengo toda mi energía volcada en él. También tengo por delante un largometraje con David Pantaleón, para el que estoy estudiando el lenguaje de varias películas que tenemos como referencia.

 

Por último: si pudieras pedir un deseo como profesional, ¿sería…..? Cuéntanos tu sueño.

CLN: Supongo que mi deseo más honesto debería ser seguir aprendiendo y creciendo con las personas del camino.

¿Mi sueño? Ya se ha cumplido. Trabajo en lo que amo.

 

Un placer escucharte y compartir contigo este rato, compañera.

Va un abrazo fuerte. ¡Hasta muy pronto, Cris!

Artículo: Lourdes Angulo

Anuncios