Christa Mountain, coach de actores

Christa Mountain es una actriz norteamericana con más de treinta y cinco años de experiencia sobre los escenarios.

Comenzó su formación al licenciarse en teatro y completó, unos años más tarde, el Programa Christa aguade Arte Dramático del Actors Studio. Durante trece años se ha preparado con una mentora privada, Elizabeth Kamp, para presentarse a las audiciones del Actors Studio para ser miembro vitalicio. Con todo este bagaje, Christa está ahora desarrollando su propia técnica de enseñanza basada en el método del Actors, combinada con la metafísica.

Christa tiene una larga carrera también como directora teatral, ha dirigido proyectos como los Monólogos de la Vagina, en Nueva York, y se dedica, desde hace unos años, a la dirección de actores.

Directamente desde Boston, Massachusetts, Christa viajó a Las Palmas de Gran Canaria para preparar a los actores del equipo de LAL en los días previos al rodaje.

 

He visto que vives en Boston, Christa. ¿Cuál es tu conexión con el proyecto? ¿Conocías a Alicia anteriormente?

Christa Mountain: Fui profesora de Alicia en la New York Film Academy, estaba en mi clase. Yo enseñaba ‘Actuación para directores’, para que puedan aprender el arte de la actuación y entender mejor cómo trabajar con el talento. Básicamente tenían que pasar el proceso de ser actores y grabarse unos a otros, para que pudieran experimentar el arte de dirigir y el de actuar.

Luego nos mantuvimos en contacto gracias a Facebook, como hago con algunos de mis estudiantes que viven fuera (de los Estados Unidos). Algunos de los estudiantes dijeron que estaría genial si, algún día, pudiésemos trabajar juntos en un proyecto real. Así que, cuando terminamos el curso, nos mantuvimos en contacto. Hace unos ocho meses, me concretó que quería que viniese a preparar a los actores.

 

¿Como fue el trabajo antes de llegar a la isla, antes del taller?

CM: A lo largo de ocho meses discutimos el proceso, ella me dio el hilo argumental y el entorno, y yo preparé unas tareas para los actores, que tuvieron un par de semanas antes del taller para poder hacer sus propias investigaciones.

Yo misma tengo treinta años de experiencia como actriz, por eso ahora soy capaz de enseñar y dirigir. Les preparé como me hubiera preparado a mí misma. Mi técnica se basa en el método del Actors Studio, así que les di un curso intensivo de método en estado puro; decidí que el enfoque debía ser entrenamiento en el método. Y fue divertido porque había algunos actores veteranos en el reparto y, algunos de ellos estaban extrañados porque esto era algo totalmente diferente, era como si dijeran: “¿esto es actuar?”.

 

¿Y cómo fue el taller?

CM: Fue una gran experiencia. Fue cuatro días antes del rodaje y los actores aún no sabían los personajes que iban a interpretar, así que hicimos un trabajo general de actuación y, finalmente, llegamos al punto que Alicia quería.

 

¿Cuál fue tu reto, Christa? ¿Cómo preparaste a los actores?

CM: Yo tenía previamente las notas que Alicia le dio a cada actor, lo que ella quería que investigara cada uno. Me dio información sobre otras secciones y la estructura del film. Así que jugamos con esa historia, esa estructura, los diferentes periodos de tiempo que ella nos dijo que investigáramos… Es lo que haces como actor del método. Les di herramientas, o técnicas, que son tradicionales del método.

Alicia me traducía. Ellos estaban allí aprendiendo de una extranjera que no hablaba su idioma. Nada tenía sentido entonces. Pero lo que no les dije -y que creo que averiguaron después- fue que cobraría sentido en el momento del rodaje.

Había algunas resistencias, al principio, por parte de algunos actores. No es que no quisieran hacerlo, pero fue difícil para ellos dejar atrás lo que sabían hacer. Ellos fueron el principal reto. Pero lo que intenté hacer, sin que fueran conscientes, fue crear el entorno que iba a haber en el mundo del filme. Entrenarles tribalmente para que, en el momento de entregárselos a Alicia, estuvieran tan conectados como grupo, que fueran una tribu. Se unieron tanto que eso les empoderó como actores. No había una estrella o un líder, todo el mundo trajo algo a la tribu.

Eso es exactamente los que los profesores del método hacen. Te manipulan hasta que aprendes cómo presionar tus propias teclas. Es una relación que te ayuda a llegar donde debes.

 

TUIT: Christa Mountain resume así el trabajo de preparación de los actores los días previos al rodaje de LAL: ‘Estaban tan conectados como grupo que eran una tribu’.

 

Por qué crees que Alicia te eligió para preparar a los actores?

CM: La razón por la que ella pensó que soy la persona adecuada para este trabajo es porque estoy desarrollando una nueva técnica, conectada con el modo en el que fui criada.

Yo ya he terminado mi entrenamiento en el método, tras trece años con una mentora. Es la técnica que más tiempo cuesta aprender; es un largo viaje. Y es psicológica, espiritual, emocional e incluso física. Lo psicológico, lo espiritual y lo emocional afectan al comportamiento del cuerpo. Se basa en el comportamiento, maneras, hábitos… no es sólo trabajo cuando estás actuando, es lo que está pasando en tu cuerpo, es lo que estás viendo en la pantalla. También hay comportamiento consciente e inconsciente. Hay acciones que haces con tu cuerpo que son voluntarias y otras que no lo son, que no puedes controlar. Un actor del método será capaz de conocer su cuerpo y de hacer que le ocurran cosas.

En este punto en el que estoy no quiero solamente enseñar método. Hay una filosofía en la que me criaron, que es la metafísica (la mente sobre la materia, sobre lo físico) y que quiero incorporar en mi enseñanza. Quiero evolucionar mi técnica. Quiero trabajar con el espíritu, y la metafísica va sobre eso, va más allá de las limitaciones de la persona y sugiere que el universo es infinito. Y nuestro espíritu es lo que nos lleva, es así como sobrevivimos. No sobrevivimos a través de nuestros cuerpos, nuestros cuerpos se rompen. Lo más fuerte que tenemos es el espíritu, y éste es impulsado por cosas como el amor, la protección, los principios, la verdad, el alma, la mente. El ser humano es maravilloso por el espíritu, de otro modo seríamos tan solo animales. Y yo estoy interesada en eso, en expandir el espíritu del personaje, en conectar tu espíritu al espíritu del personaje.

Así que cuando le hablé a Alicia sobre esta nueva técnica que estoy desarrollando dijo: “sí, tú eres la profesora adecuada”, porque esta historia va sobre héroes y heroínas. Y eso es algo que, precisamente ahora, no tenemos. Necesitamos un renacimiento, esperanza, redención. Necesitamos un golpe en la puerta. Todo en nuestro tiempo imita a la vida pero es feo. Hemos perdido los mensajes, las lecciones, hemos perdido lo que el arte dice y estamos tan solo imitando la fealdad de la vida. Y eso es lo que el arte tiene que hacer, el arte debe mover a la gente, debe ser revolucionario.

 

TUITEA ESTA FRASE DE CHRISTA: ‘El arte debe mover a la gente, debe ser revolucionario’.

 

Hablemos ahora del momento en el que descubriste tu vocación de actriz.

CM: Supe que quería ser actriz a los cuatro años. Estaba viendo una película y había una niña pequeña que se parecía a mi. Yo decía: “mamá, mamá, puedo hacer eso”. Y mi mamá pensaba que me refería a la niña, pero yo le seguía diciendo: “no, puedo estar en la tele”. Entonces ella entendió que me refería a que podría ser actriz. Lo sentí en mi alma. Fue intuitivo. Creo que los niños son muy claros y que nos confundimos al hacernos mayores.

Christa agua 2También hice ballet desde los cuatro a los doce, y me subí a un escenario, por primera vez, con tan solo cuatro años. Y entonces, cuando sentí la energía de miles de ojos… me encantó. No podía creer lo emocionante que era, fue como un honor.

Mi primera obra de teatro la hice a los dieciocho. Era una producción real y ahí fue, en el momento en el que hice aquella obra, cuando supe que quería actuar.

Pasó el tiempo e hice la prueba para la Escuela de Arte Dramático de Chicago… pero no pude entrar. Entonces, al año siguiente, cuando estaba preparando la prueba de nuevo oí hablar sobre el Actors Studio, y que era del método, y eso era lo que yo realmente quería, porque el trabajo del método es muy real y fiel a la verdad.

Aquel año que preparaba las pruebas era madre soltera, trabajaba en dos restaurantes, acababa de terminar la universidad, tenía mi propia compañía de teatro y actuábamos los fines de semana. También era agente de casting en Washington DC y bajaba a la ciudad una vez por semana. ¡Fue una locura!

Al año siguiente me aceptaron en el Programa del Actors Studio y me mudé a Nueva York. Era un programa de tres años. Y justo después de la graduación fue el 11S. Vivía en Nueva York y fue un infierno.

Empecé a trabajar y a prepararme las audiciones para ser miembro vitalicio del Actors Studio, algo que es sumamente complicado. Harvey Keitel, por ejemplo, hizo la audición once veces para conseguir entrar. Yo las hice ocho veces en quince años y llegué al segundo nivel. Entonces lo dejé durante cuatro años; creo que voy a empezar de nuevo. Es un reto vital que realmente quiero conseguir.

 

¿Algo más que añadir antes de terminar?

CM: Alicia es inteligente y creativa. Cuando veo cómo organiza una producción de este calibre, veo que es altamente profesional. Es difícil encontrar una experiencia como ésta, nunca me han tratado tan bien en un trabajo en la industria

Y sobre los cuatro días de clase… Me dieron a quince actores y actrices para jugar… ¡Dime si eso no es el paraíso! Me sentí como si estuviera en una película, una película dentro de una película.

Anuncios